Aventuras de la hackathon (La revelación): Viernes II of IX

El factor humano


"Es el monitor... Es el monitor" seguía pensando cuando a media mañana (bueno, seré sincero, era ya cerca de las 12:00) me desperté. 

Tenia planes. Lo que me mantendría a salvo de la desaparición todo estos días venideros era eso. Tenia planes. Continuamente.

Comprobe que todo estaba como antes de acostarme con la vaga y torpe esperanza que solo hubiera sido una mala interpretación de lo que estaba pasando y que todo estuviera resuelto.

Bah, ¿que puedo decir?. La vida continuaba adelante a pesar de mis necesidades, emociones o intereses. Todo seguía igual. El mac mini y el monitor no se comunicaban.

Comí. Fui, vine, Apague el ordenador y el monitor, los desconecte. Puse el mac mini y sus cables  en una mochilita y salí a la calle. 

17:00 Volviendo al mundo

Nada había cambiado por las calles del pueblo a pesar que las recorro poco o nada. Me encamine a una tienda de un cliente mio de venta de segunda mano de ordenadores y videojuegos.

Llegue con mis piezas y le pregunte si podíamos comprobar monitores y no hubo ningún problema, así que me dio un lugar en su taller donde el técnico también estaba allí y empecé a probar monitores (con paciencia que recordemos que al inicio el monitor y el mac mini no se comunicaban).

20:00 emm... Gonzalo... Tenemos que cerrar

5 Monitores después (unos de marca, otros no), cambio de los dos adaptadores, cambios en los cables vga, diferentes combinaciones, el resultado era el mismo.

Una pausa: cualquier persona con un poco de experiencia en hardware hubiera sabido rápidamente cual era el problema en este punto o incluso unas horas antes pero yo seguía agobiando, bueno seguía no es la palabra, me iba agobiando cada vez más. 

Llevaba una semana buena en horas pero estaba en un punto delicado del proyecto y estaba por entrar una persona nueva al equipo que trabajaría sobre una parte del código que yo había desarrollado y me hubiera gustado dejarlo más preparado pero no, la vida no quería eso para mí... Juas.

Volvamos a la tienda. Hora de cerrar. Hable con mi cliente y le comente mi situación. Se ve que me vio mal de verdad porque me ofreció una solución. 

Un ordenador de sobremesa Pentium D con 2gb de memoria, disco de 160Gb sata y el OS Win7 instalado.

No vi muchas alternativas y me pareció que eso era mucho mejor que no tener nada. La verdad fue 
como una pequeña luz en la oscuridad. 

Volví a desmontar mis cosas y salia de la tienda con un ordenador nuevo bajo el brazo. 

21:00 Listo. Lo has solucionado. Deja de escribir!!!

¿Os conté que el día siguiente teníamos la hackPeum? 

Si, si, todo se acumula. Una razón de centrarme en hacer más horas de forma comprimida esa semana era tener el sábado más relajado para participar en la hackathon que además (y a pesar de perder a mi compañera del año pasado) tenia dos compañeros con los que me quería hacer código. 

En casa ya monte el ordenador y conecte el monitor. ¿Saben que? el monitor funcionaba.

Inicio el ordenador. Todo correcto. Conecto el cable de red. Lo configuro como "Red domestica" según los parámetros de Windows. El sistema se reinicia y upsss: "Inserte un disco bootable"

Ummm. El disco duro estaba dando problemas... Vale, no pasa nada. Tranquilo, tranquilo!!!!!, respira.

Este inconveniente lo vi más como una oportunidad de instalar algo que aprovechara mejor las capacidades limitadas de ese equipo.

Si, si, si. Estoy hablando de Linux por supuesto. Así que abrí mi baúl de la abuela (del abuelo en este caso) y empece a buscar entre CD's y DVD's abandonados.

Hay gente que se pone melancólica con fotos pero a mí me entro melancolía con los conectores, cd, discos duros, y adaptadores varios que tenia de mi historia por este mundo de la informática.

Reconozco que demore más de lo que debía buscando lo que tenia que buscar: Un conjunto de DVD's (algunos etiquetados, otros no) de distribuciones Linux variadas.

22:00 Manos a la obra de la primer noche larga de muchas

Hay que reconocer que no tenia del todo claro cual seria la mejor opción y como soy un bicho emocional tenia preferencia por dos distribuciones etiquetadas en especial: Kubuntu 12.04 y Xubuntu (sin versión en la etiqueta)

Una cosa de las distribuciones Ubuntu. El versionado indica el año.el mes de la release. Y las LTS son los años pares en el mes de abril. Por lo tanto Kubuntu era una LTS de 2012. (3 LTS por detrás de la ultima). 

Tenia la sensación que a lo mejor para este equipo Kubuntu era muy pesado así que comencé por Xubuntu. (Es una distribución de Ubuntu pensando en los equipos antiguos como el que tenia).

Al principio la instalación fue fenomenal para que negarlo, pero dejar un DVD abandonado tanto tiempo tiene sus consecuencias. Fallo en el disco. Pufff para mi pero bueno, había más.

Antes de dejarme llevar por el corazoncillo (Tengo emociones muy intensas con KDE) mire otras distribuciones que tenia etiquetadas: 

Google OS: Fallo en un reconocimiento de hardware que no tengo claro a que se refería.

Wifi Way; Una distribución para la seguridad de las redes que solo funcionaba desde el CD-ROM y no estoy seguro de que sirviera como distribución linux para el desarrollo de mi trabajo.

Y una sin etiquetar que en realidad es un conjunto de herramientas para la recuperación de disco, análisis de memoria y periféricos sin tener que bootear algo más que el mismo DVD.

A todo esto la medianoche se había pasado. Y el post se hace demasiado largo así que pasemos al siguiente día con la primer alegría y decepción en cuanto a instalación: Mandriva 2010.

No sin antes contarles la historia verdadera tras ese Mac mini. Detalles que habia olvidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DevOps BootCamp BCN, desde los ojos de un Noob (II de II)

Entre podcast, lecturas técnicas, meditaciones y pequeños diseños, pasan los minutos. Llega la hora del café, quedan apenas 90 minutos p...