Esa gente que se pasea por mi oficina

Trabajar en casa es una oportunidad, un reto y hay a quien le gusta y a quien no.

Hay muchas versiones sobre si es un paraíso o un infierno. Hoy quiero contar algunas verdades porque ni es un paraíso ni tampoco un infierno pero si pide un cambio de mentalidad cuando lo empiezas a hacer.

Horarios
La fantasía mayor que hay con respecto al trabajo en casa es que uno puede trabajar en cualquier horario sin problemas y hacer la vida que quiera porque no hay horarios... ERROR!!!

Trabajar sin horarios es llamar al caos sobre todo porque no creamos la presión de completar los trabajos en determinado tiempo y sin esa presión solemos distraernos bastante con otras cosas porque "Ahora me pongo y lo hago" y mientras el día avanza y avanza.

Los horarios son importantes y cumplirlos mas. Sobre todo para poder disfrutar del resto del día sin pensar que aun tengo que hacer esto o aquello.

Disciplina
Esto es nuevo para muchos de nosotros cuando trabajamos en casa. Porque eso nos viene impuesto con el trabajo presencial.
Ahora somos nuestro propio jefe y eso no es nada fácil de hacer de buenas a primeras. No solo la imposicion de horarios es importante, deberíamos tener objetivos, imponernos castigos (y cumplirlos), bonificaciones por logros alcanzados, metas alcanzables pero no infantiles (ser serios en estos puntos nos hará mas eficaces), optimizacion de nuestro tiempo y evitar las distracciones (sobre todo las propias).

Familia
Un tema difícil. Hay momentos que la familia debe respetar nuestro espacio como si no estuviéramos ahí. Estamos trabajando, sin embargo nuestros horarios deberían adaptarse al ritmo familiar (horas de colegio, comidas, etc.) y aprovechar a ser mas activo en la vida familiar sin que eso nos impida hacer nuestra labor y cumplir unas horas de trabajo eficaces para poder rendir adecuadamente. La clave: (el siguiente punto)

Organizacion 
La organizacion es algo tan personal que existen mil teorías de como llevarla a cabo. Yo creo sinceramente que las formulas existentes son guias para luego realizar nuestro propio método nacido de nuestra experiencia personal.
Los horarios familiares (despertar de los hijos, escuela, la hora de comer, horarios de la pareja, etc.) Nos pueden ayudar a iniciar un sistema óptimo en el cual podremos "negociar" los tiempos necesarios para poder llevar a cabo nuestra labor.



Como nos ven
Trabajar en casa tiene (aun hoy en día) una imagen un poco confusa para la gente que no lo hace.
Escucharas gente que te dice que tienes mucha suerte, que es una buena oportunidad, etc y gente que te dirá que trabajar en casa no es trabajar...
La mayoría tiene un preconcepto (equivocado al 90%) de lo que es trabajar en casa y se forman una opinión poco fundamentada de lo que significa.
En ese punto hay que tener paciencia a veces y recordar que aunque aun hay una cantidad creciente de personas que trabajan así es una manera bastante nueva de trabajar y que tampoco es posible en todas las profesiones así que mucho nos pondrán la imagen de vagos (cosa que suena a envidia). Recordar: Paciencia.

¿Porque el titulo de este post? Porque trabajar en casa tiene un problema y es el desconectar.
Desconectar DEBE hacerse vivas en familia, solo o como sea.
Por eso los coworking han crecido, mucha gente prefiere alquilar una oficina compartida y no tener el trabajo directamente en su casa. Otros en cambio tienen una habitación / rincón / parte de la casa ambientada para trabajar.

Lo cierto es que hay que crear un cierto ambiente laboral en una zona de la casa para marcar una diferencia con el resto para que cuando no estemos en esa zona dejemos de pensar en trabajar...

Si no lo hacemos corremos el peligro de que estemos donde estemos de la casa todo lo asociemos a nuestro trabajo sin desconectar del todo y que al final y poco a poco cometamos el imperdonable error de ver a las personas que conviven con nosotros como "Esa gente que se pasea por mi oficina".

PHP is not dead

Releyendo la declaración de intenciones de este blog recordé uno de los objetivos de este blog que no es otro que compartir soluciones a problemas concretos que surgen mientras afrontamos un desarrollo.

Acostumbrado a las críticas no tengo reparo en anunciar que el lenguaje principal que manejo en mis desarrollos es PHP.
Eso no quiere decir que no haya probado o considerado las múltiples alternativas que tenemos a día de hoy: Java, Ruby, Python, algo de Microsoft... Grandes lenguajes y maravillosos frameworks detrás de cada uno de ellos sin duda, todos ellos válidos y con características que los hacen únicos para resolver situaciones específicas.

Respeto es la palabra que quiero remarcar en este escrito, pues si bien los candidatos son grandes proyectos en la web hay un solo rey. Es el lenguaje que cada año gana el premio al mas odiado. Es la cara de los meme de programadores y el chiste fácil entre estudiantes de tercero. Pero los números no engañan: a día de hoy PHP es usado en el 79% de los sitios de internet directa o indirectamente. 4 de cada 5 páginas que visitamos en la web hacen uso de este lenguaje y es una realidad.

¿La decadencia de PHP?

Es cierto que en los círculos de programadores backend se ha intentado dar por muerto a este lenguaje en mas de una ocasión.
No podemos obviar que durante mucho tiempo ha sido el lenguaje mas usado a la hora de desarrollar servicios web, y eso tiene pros y contras: como baza se puede aportar la enorme comunidad que alimenta la red de soporte al lenguaje y a todos los frameworks y librerías que han catapultado a PHP a ser el líder en cuanto a desarrollo web por parte de servidor se refiere. ¿Su punto débil? Paradogicamente es la facilidad con la que cualquier programador puede usar el lenguaje. Si bien permite que programadores con poco conocimientos puedan hacer uso de su potencia (a priori esto se podría considerar una cualidad positiva) muchos programadores opinan que estos trabajos (y en muchos casos con razón) no superan los mínimos estándares de calidad. ¿Un poco raro no? En mi opinión culpar a PHP de que haya programadores noveles intentando hacerse paso es similar a culpar al castellano por permitir que (ponga aquí al grupo o cantante que más odie) cante o escriba sus canciones. No somos tan radicales, ¿verdad?




Nunca es tarde si la dicha es buena

Las previsiones siempre son malas para PHP. No hay temporada que no aparezca como uno de los lenguajes mas odiados por los programadores. Teniendo en cuenta su campo de acción (aplicaciones web) y su uso (79%) cuesta entender esos resultados negativos. No seré yo el que diga que esas estadísticas no son reales, pero de serlo estamos hablando de una gran comunidad de programadores que dicen odiar su trabajo. En cualquier caso, es posible que esta gente que año tras año vota a PHP como lenguaje mas odiado no conozca algunas características del mismo:

-Es código abierto. Puedes usarlo y modificarlo a tu gusto sin dar cuentas a nadie.
-Su comunidad. El 80% de las webs están escritas en PHP. No tendrás problemas en encontrar sitios o gente que hablen de este lenguaje.
-Su rendimiento. Es cierto que las versiones anteriores de PHP eras más lentas que sus competidores. A día de hoy con la última versión estable (7.3) no hay nada que envidiar a los demás lenguajes. ¡A estas alturas es incluso más rápido que NodeJS!


¿Y ahora qué?

Yo no quiero convencer a nadie. En proyectos de alta concurrencia uso NodeJS. He tenido que programar en .NET por exigencias del guión. Y tengo que reconocer que no ha sido tan traumático como pensaba. Ese no el mensaje que quiero trasmitir. Los lenguajes de programación, los frameworks, los IDES...son solo herramientas para desarrollar nuestro trabajo. Es bonito encariñarse o defender el medio de nuestro sustento pero los fanatismos, como en otros contextos, restan mas que suman.

Mi lenguaje principal es PHP. A veces me siento orgulloso del código que pico pero no tengo nadie con quien compartirlo. Cada día aprendo cosas nuevas, tanto del lenguaje como de las buenas prácticas. También me ocurren cosas raras, y se quedan en el olvido. Es por eso que este post es el inicio de un nuevo hilo de post dedicados a recopilar curiosidades y anécdotas relacionadas con PHP que espero sean de ayuda o recordatorio a ese 80% de programadores web que usamos este lenguaje.


La imagen usada de morguefile.com pertenenciente  a Jackileigh: https://morguefile.com/creative/jackileigh/1/all

Qué es ser un desarrollador agile

Antes de nada quiero dejar claro que no hablo desde el conocimiento acreditado de la materia, hablo principalmente desde la experiencia de pasar a metodologías agile y ver cómo se ha experimentado el cambio a mi alrededor. El fin de hacerlo es dar un punto de partida al debate o al menos a la reflexión individual sobre qué implica esa forma de trabajar en lo que respecta a los desarrolladores. No cambia nuestro nombre, seguimos siendo equipo de desarrollo, pero ¿hemos pensado si cambian nuestras funciones?

En una metodología tradicional en cascada (bien entendida, no en la que se quiere todo para ayer y nadie hace una mínima reflexión) el proyecto pasa por una fase de análisis en la que hay distintas "cabezas pensantes". Generalmente, si se trata de un proyecto o empresa de cierta envergadura, el equipo estará jerarquizado y en esta fase intervendrá el jefe de proyecto, junto con un arquitecto técnico y quizá alguien del equipo de calidad o de UX o similares. Todos estos generalmente no serán luego parte activa del equipo sino que habrán generado toda una documentación, infrastructura y bases y se encargarán de dirigir o revisar los aspectos propios de cada área. ¿Que le queda al equipo de desarrollo? Picar código. ¿Que se espera de ellos? Que lo piquen.

Quiza he simplificado mucho. En esto, como en casi todo, hay mil matices, formas y circunstancias. Pero, en general, de un equipo de desarrollo tradicional, lo que se espera es que construya el producto tal cual se pensó en el tiempo que se estimó. Para ello el jefe de equipo se encargará de controlar y organizar, adquiriendo la responsabilidad última del proyecto y llevandose los palos o los aplausos segun vaya la cosa. Por otro lado cada desarrollador se responsabilizará de la parte de la aplicación que le toque trabajar.

En agile (bien entendido también, no como un simple faseo del proyecto en N proyectos cascada) las jerarquías se difuminan. El proyecto se divide en "pequeños cachitos" que no habrán pasado por esa gran fase de análisis. En el momento de planificarlos se analizarán entre todos y la idea es que todos aporten para sacar la solución más adecuada. Esto implica el primer cambio en los desarrolladores porque, para que su intervención sea real y productiva necesitan:
1. Conocimiento tanto funcional como técnico de todos los ámbitos del desarrollo para, poco a poco, ser capaces de aportar más y mejor y detectar antes las dificultades o impedimentos.
2. Habilidades sociales y capacidad dialéctica para proponer y exponer de manera clara tanto a personas del ámbito técnico como no técnico.
3. Capacidad de escucha activa, de dialogo, asertividad y empatía para que, en conjunto se lleguen a soluciones válidas y a acuerdos sobre cómo llevarlas adelante.

Evidentemente al inicio no tendrá la misma aportación un junior que un senior o una persona que lleva años trabajando aplicación que alguien que acaba de llegar. Hay que limar esas diferencias, ahora bien: ¿queremos? ¿Queremos conocer los entresijos de la facturación para hacer la aplicacion de gestión si nosotros somos seniors que estamos investigando la tecnología molona que vamos a emplear? ¿nos apetece escuchar la opinión del nuevo sobre otra librería para hacer la descarga de ficheros distinta de la que nosotros dominamos? Como junior, a mi que me digan qué tengo que hacer, que no cobro para responsabilizarme de tanto.

Ese es otro punto clave: la responsabilidad. Y es que si todos hemos aportado para dar esa solucion, la hemos estimado, la hemos analizado y nos comprometemos con ella, entonces todos somos los responsables de lo bien o lo mal que vaya, ¿no?

Cuando todo va bien, esto gusta: no hay uno llevandose las alabanzas como jefe mientras que otros son los que se han pegado con ello. Si a alguien le surge alguna dificultad no es "su" problema, es de todos y es responsabilidad de todos que salga adelante. Se tiene un equipo de verdad, en el que, como en los equipos de futbol o baloncesto, cada jugador desde sus direfencias aporta al conjunto y se siente parte de él. O todos ganan o todos pierden.

Sin embargo ¿que pasa cuando vienen mal dadas? Entonces esa responsabilidad no apetece tanto y era mejor cuando el jefe de proyecto "aislaba" los problemas o al menos volcaba el problema en el responsable de esa parte. "¡Si yo de ese tema no toqué nada!", "Yo ya dije en la planificación que eso llevaba más tiempo", "Lo tenía que haber hecho yo que me conozco mejor esa parte", "Yo hice lo que me dijisteis" y otras tantas frases empiezan a surgir. Todo son "balones fuera" y dedos acusatorios. O lo que seguramente es peor: silencios. Porque la palabra revela cosas pero el silencio vale sólo por lo que oculta. Y lo que oculta es que nos falta la característica principal del equipo: CONFIANZA. Confiar en que los compañeros son profesionales, en su compromiso, en que las criticas son constructivas y hacia el equipo y no personales y con intencion de "dejar mal". Confiar en que se puede hacer mejor entre todos. Confiar en que todos tienen algo que aportarme y quieren hacerlo. Confiar en que nosotros tenemos algo que aportar y podemos hacerlo.

Seguro que me dejo más cualidades importantes, pero como decía, esto es solo un punto de partida a la reflexión. Ahora es el turno de que, quien quiera, se mire su ombligo y el de su equipo. ¿Sois agile? ¿Creeis que se valoran estas características en vuestro equipo? ¿Echáis algo en falta?

Esa gente que se pasea por mi oficina

Trabajar en casa es una oportunidad, un reto y hay a quien le gusta y a quien no. Hay muchas versiones sobre si es un paraíso o un infiern...