Entre el arte y la ciencia: el comercio

Me encanta programar. Es una pasión que llevo en mi sangre desde que la descubrí. Lejos de ser una ciencia matemática y nada más lo veo más bien como una manera de hacer arte con una herramienta tan alejada de ello como es el mismo ordenador.

¿Porque hablo de todo esto? Porque a veces la pasión es un estorbo para vender un producto y estoy seguro de que a más de uno le pasa lo mismo.

Veo el mundo de hoy moverse a un ritmo trepidante donde todo es para ya. Esto que parece una enfermedad a veces es una necesidad por razones económicas. Proyectos que deben salir antes de una fecha, cumplir plazos, presentaciones en un evento, etc.

Pero sobre todo la rapidez es por un balance económico evidente. Sencillamente cuanto más tiempo lleva algo más caro lo debemos cobrar y por lo tanto más gasta nuestro cliente.

Yo he tenido proyectos que me permitían la creatividad, aprender cosas mientras realizaba el proceso, y además tenia casi casi libertad para elegir las herramientas para realizarlo.

Pero la mayoría de proyectos no lo permiten. No hay tiempo de hacerlo bonito ni perfecto. Hay que sacarlo rápido y funcional. No quiero decir con esto que se deba hacer mal, simplemente que a veces hay que dejar de lado esa pasión por hacerlo perfecto, único, inolvidable y simplemente hacer algo normalito...

Eso es fácil de decir y complicadillo de hacer la verdad. A mi me mata un poco el artista que tengo dentro (les recuerdo que no soy ni diseñador ni de frontend, simplemente la belleza del código de backend) pero hay que aceptarlo. Cuando el tiempo y el dinero están sobre la mesa hay que hacer lo necesario y poco mas. Los excesos tienen un costo de tiempo que el cliente luego no debería asumir porque fue nuestra decisión.

Pero ojo, JAMÁS deberíamos hacer porquerías... No es eso lo que quiero decir, sino que debemos aceptar que el índice de calidad de algunas cosas no debería ser tan excelente como quisiéramos porque el cliente no esta interesado en ello.

¿Cómo apagar ese fuego creativo si nuestros clientes no están a la altura? Creando cosas nuestras (sobre todo cosas útiles para nosotros), aprendiendo más cada día (mejoraremos en velocidad y calidad del código y podremos acercarnos más a nuestros ideas en los tiempos estipulados) y sobre todo escuchando lo que el cliente busca sin creer que nosotros sabemos más que el lo que necesita.

Seguramente esto equivocado... ¿Tú qué piensas de todo esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Kubuntu, ¿hacia la humanidad?

*/Disclamer Alert: La siguiente entrada deriva de mi experiencia personal con esta distribución, no pretendo crear un paragon de cual distr...